SYLVIA PUENTES DE OYENARD, LA ENSAYISTA 

Prof. Graciela Olarreaga de Yelpo  

“Hoy nos reúne un interés común: el niño”. Palabras de ayer y  de hoy con las que Sylvia Puentes de Oyenard iniciaba su primer ensayo El Niño y la Literatura en 1976. Estudiarla como ensayista supone un desafío que sintetizamos a través de la siguiente interrogante: ¿Cómo abordar la profusa obra de esta lectora-electora, en quien se aúnan la capacidad investigadora y el talento creador? Sus obras evidencian una sólida formación científica, autodisciplina, rigor exhaustivo y vuelo poético. Si recurrimos a la etimología de ensayo, del latín tardío “exagiun” ,  recordaremos que es el “acto de pesar (valorar) algo”.  

Para valorar su producción ensayística, en el marco de la Literatura para Niños y Jóvenes, se nos presentan dos caminos:

1. Seguir los presupuestos del paradigma científico-tecnológico, preguntándonos: ¿Cuál  es su tesis? ¿Cómo  son sus argumentos?¿Cómo es su búsqueda metodológica? ¿Qué  entimemas utiliza para  persuadir a su  lector? ¿ A qué conclusiones arriba?  Si siguiéramos este camino, estaríamos privilegiando su saber científico. Por esta razón prefiero invitarlos a recorrer el segundo camino, que les presento a continuación.

2. Proceder según el paradigma emergente postmoderno, abordando sus ensayos literarios, es decir la Poesía de sus reflexiones, que por ser Poesía pertenece a las Ciencias del Espíritu, interrogándonos acerca de cómo cuestiona y descubre la realidad, no para cambiarla sino para mejorarla, inventándola de nuevo.

Entonces, debo retroceder al Tacuarembó de los años 40 y 50, cuando una niña “leía todo lo que caía en (sus) mis manos”. Atesoraba la colección chilena Zig- Zag...Aventuras, novelas y biografías iban formando a la lectora-electora. La sonoridad de la palabra la asombraba, “recitaba poesías en voz alta” . A la par crecen su comprensión y su imaginación de la realidad. La niña “quería sanar a todo el mundo” , “nunca dudé en ser médica”, afirma. Una gran capacidad afectiva, dotada de especial sensibilidad, actúa en defensa de la vida, frente a los peligros que la acechan. La niña se convierte en mujer. Ha desarrollado una personalidad de maga hechicera. La Dra. Puentes no responde a las características actuales de  una médica.  Siente sí, como todos los médicos, la voluntad de vencer las fuerzas adversas a la vida, el deseo de mejorar las condiciones de vida.  Pero su medicina es mágica, porque cree en la esperanza del milagro de la creación. Ese milagro se llama Niño; y su mejor  medicina, Literatura. Para crear las condiciones del milagro de la humanidad hay que alimentar bien al niño. Por eso, inicia en la década del 70 un largo y fecundo aprendizaje, motivada por el conocimiento de dos grandes: Frida Schultz de Mantovani y Jesualdo Sosa.   
Su obra ensayística es un macrotexto, en el que cada texto particular posee total o parcial autonomía. A la par que el tiempo se sucede, cada texto se va modificando, Cada uno sucede a otro. Se van reagrupando en otros más amplios que los contienen.  
¿Dónde encontrar toda la fuerza de cohesión de su pensamiento? En : “Hoy nos reúne un interés común : el niño”  , he ahí su primera isotopía. Ya en El Niño y la Literatura (1976) está todo lo que germinará después: la exposición de los motivos de todos sus ulteriores ensayos. La autora realiza cuatro tipos de argumentaciones: 

1. Argumentación histórica: Investiga centrándose    en la figura de Jella Lepman, creadora de IBBY, de la  Biblioteca Juvenil de Munich y la Organización Internacional para el Libro Juvenil, así como del Día del Libro Infantil, el 2 de abril, recordando el nacimiento de Hans Christian Andersen. 

2. Argumentación científica: Bajo la influencia científica de Jean Piaget y de la Prof. Lilia Ramos, su preocupación manifiesta es cómo colaborar con la tarea del maestro. Con capacidad clasificatoria, expresa la necesidad de la existencia de un índice bibliográfico,   que abarque desde Giambattista Basile hasta Martí, en lo internacional, o que informe desde Horacio Quiroga a Graciela Genta, en lo nacional. 

3. Argumentación didáctica: Se resume en “se hace tarea ardua delimitar el cauce por el que surcarán las límpidas aguas del educando”, “porque para poder crear y tener fe es necesario tener ilusiones y el niño más que nadie debe cultivarlas y practicarlas. El mundo exterior ha de influir en su educación, de tal manera que no pierda su mundo interior”.      4. Argumentación retórica: A través de la pregunta argumenta y contraargumenta a la vez: (...)”cuando el niño nos oye,¿no le estamos dando acaso  la posibilidad del ensueño? ¿No encendemos luciérnagas?¿No sembramos su alma?” 5.  La función poética va invadiendo todo el texto. La metáfora de las luciérnagas, como luz particular de cada niño escindida de la Luz, pero siempre parte de ella por su origen, lleva implícita su cristianismo y nos recuerda a la Parábola de las Diez Vírgenes (Mateo 25, 1-13). 

Su argumentación retórica se sintetiza en la segunda isotopía del texto, que anuncia al futuro macrotexto: “No olvidemos que el lenguaje puede ser magia o barrera”. Máxima que condensa todo su pensamiento, porque constituye el  descubrimiento de una verdad, su verdad, que  hace posible una causa, su causa. Por tal motivo, finaliza su primer ensayo citando a “La Madre de los Pájaros” de Sebastián Tallón, porque la palabra es hechizo...”Digamos nosotros con ella la mágica palabra y hagamos de ella el pájaro que lleve a nuestros niños a tañer como campanas”.   El lector percibe la emocionada gravedad de lo que se afirma. La palabra es “pájaro”,  compleja realidad anímica de cada ser humano,  símbolo de su libertad, porque el  pájaro es en los mitos y cuentos de hadas inteligente colaborador de la humanidad del hombre. Entonces  el niño tañe como campana, como  llamado religioso que nos acerca a un mundo divino.  Lo trascendente se traduce  en imágenes poéticas.   
Continuaremos estudiando el itinerario de Puentes como ensayista  agrupando sus obras de acuerdo a tres criterios: las que reflexionan sobre la Literatura para Niños y Jóvenes en general, las que indagan las creaciones líricas y las que estudian la narrativa. 
Dentro de las del primer grupo encontramos Literatura Infantil Uruguaya (1982). La técnica expositiva se va perfeccionando a través del uso de la tercera  persona, proporcionándole mayor hondura teórica, sin embargo nunca desplaza totalmente al vuelo poético. “La cultura literaria no se adquiere en las librerías o en las bibliotecas, sino en el acto vivido, en el encuentro del arte y el hombre que es el encuentro del hombre y Dios” , afirma, para luego retomar el arte de la interrogación: “¿Cómo ha de ser el lenguaje?” y se contesta: “ Claro, transparente. Lo esencial es la supervivencia del poeta y su alma niña. A pesar de las máscaras externas el hombre debe preservar el fuego milagroso de su edad de oro, aquel que le permite volver su mirada a las estrellas  y recobrar el encanto de la fantasía, la magia de los duendes, el lenguaje del amor” 
Su estilo encuentra en la adjetivación atributiva el valor de lo expresivo. A través de ella se manifiesta la tendencia a proyectar la intimidad del “yo”. En la imagen poética traspone su ideología, valiéndose de adjetivos caracterizadores e intensificadores.  
En esta obra reitera la argumentación científica, acerca de necesidad de la existencia de un índice bibliográfico, de un pequeño diccionario de autores. 
En 1987 publica Literatura Infantil: Materia y Forma, título que posee cierta reminiscencia hjelmsleviana. ¿Qué es la Literatura Infantil?, es la  pregunta detonante para poder ensayar  la búsqueda de respuestas a través del estudio  de  la función que cumple, del papel de la ilustración en el libro para niños y  de los criterios de elección.  Un capítulo de gran actualidad de este libro es el dedicado a La Literatura Infantil y otras Formas de Comunicación, en él se presenta la mutua influencia entre Literatura y Cine. Es importante destacar cómo la médica está presente al estudiar  las características de las obras para niños impedidos, ya sean en sistema Braille, parlantes o táctiles. Por causalidad, y no por casualidad, el texto finaliza de forma iterativa  citando, nuevamente,  a Sebastián Tallón. 
Quince años han pasado desde que publicara El Niño y la Literatura y nueve años desde que editara  Literatura Infantil Uruguaya. Por fin llegó el momento de concretar el índice bibliográfico, con la realización de  Uruguay Niños Y Jóvenes, Libros y Autores (1991).  

¿Por qué la ha perseguido esa necesidad de un índice bibliográfico? Porque su sensibilidad, perfeccionada a la luz de su propia experiencia, le  ha advertido que: “El autor nacional lucha en forma constante y desmedida para publicar sus obras, luego para difundirlas y más tarde ¿qué pasa con ellas? Muchas se pierden en bibliotecas particulares, otras se ignoran o utilizan en la forma indebida, por lo que sólo algunas atraviesan la línea divisoria del olvido”.  Toda su obra ensayística constituye una lucha por vencer al olvido, que en cierta forma significa la muerte, y rescatar la memoria, que de alguna manera es la vida. 
En dicho texto, ha partido de la época de la independencia para  llegar a nuestros días, analizando nuestra realidad, desde la  múltiple perspectiva de sus problemas, sus carencias, sus necesidades y sus logros. Su formación científica  se evidencia en la clasificación alfabética de los autores y sus  títulos, de acuerdo con el criterio de los géneros literarios. Esta clasificación contempla la pragmática, ubicando al creador y su texto en su contexto. 
Su última obra de carácter general es de reciente publicación Literatura Infantil. Apuntes y Reflexiones (2006). El texto asimila a los anteriores, constituyéndose en un verdadero macrotexto en el que se ahondan las temáticas ya estudiadas, como por ejemplo el papel de la mujer y la evolución del motivo de la muerte; a la vez se añaden nuevas, como el libro y las políticas culturales. Puede afirmarse, parafraseando a la autora, que es en este libro “La Literatura Infantil (se ha transformado en ) la gran casa hospitalaria a la que concurren libros y autores, de distintos siglos, lugares y corrientes”.  
He dejado para cerrar el estudio de sus ensayos generales El Lenguaje: Magia o Barrera, escrito en 1985, pues así como  El Niño y la Literatura es el antetexto que preanuncia a los subsiguientes, éste constituye una verdadera isotopía dentro del análisis de intertextualidad restringida que estamos desarrollando, porque es el  que posibilita la  lectura uniforme de todos sus ensayos. La aseveración “Del lenguaje se puede ser dueño o esclavo” posiciona a dicho lenguaje como poder liberador, que ha de desarrollarse desde el amor, ya otorgado por la familia, ya brindado por la escuela. La Palabra es la simultaneidad del movimiento, de la vida, del desarraigo, de la elevación, del canto, del rezo, de la lanza, del escudo, de la fórmula, porque es re-creación. La palabra es la “llave” que abre el paso desde  la fantasía hacia la felicidad. Una vez más  la  metáfora Palabra =Pájaro  identifica la forma de posesión y de participación libre que cada hombre tiene en el mundo. 
Entre las obras que indagan las creaciones líricas figuran: El Niño y la Poesía (1984), suerte de antología, elaborada desde la doble perspectiva de lo afectivo y lo didáctico. En ella no sólo presenta una selección de poetas, sino que ahonda en los efectos que desencadena la Magia de la Palabra, fundamentando a lo largo de sus páginas cómo  el poema es capaz de inventar a la humanidad del hombre. En el 2001, escribe otro texto de características ensayístico-antológicas: Uruguay, Mujeres y Poesía, inaugurando  los  tiempos del nuevo milenio con un homenaje a las uruguayas. Desde Petrona Rosende hasta nuestros días, la mujer es presentada como factor gravitante del proceso cultural de nuestra nación. Más recientemente, en el 2005, publica La Poesía y el Mundo Infantil (1984-2005), vasto libro en el que recrea su producción de más de diez años, concibiendo a la Poesía como la primera manifestación del juego humano, en cuya capacidad sinestésica se unen lo sonoro, el color y  la calidez metamorfoseándose en  danza, vuelo, flor y luz . Su profesión de médica se hace visible, argumentando que no se le puede escamotear a la biología su secuencia fisiológicamente normal, es decir su necesidad de jugar con la Palabra, verdadero nexo entre la interioridad de cada niño y el mundo exterior. 
En síntesis, en su última obra de abordaje del lirismo  se evidencia cómo las Ciencias del Espíritu y las de la Naturaleza conviven armoniosamente en su personalidad. En  las primeras nutre su visión de poeta, despojada de toda materialidad, escribiendo, como consecuencia, ensayos de  categoría estético-literario. De las segundas obtiene la explicación racional de la realidad, indagando cuáles son sus leyes, sus necesidades universalmente válidas, basando sus investigaciones en Freud, Fromm, Gessell, Piaget o Bettelheim. Sólo podemos comprender a Sylvia Puentes como ensayista en el concierto de  estas dos existencias. 

Las obras que estudian específicamente el género narrativo se inician en 1987 con El Cuento y los Cuentacuentos. Bajo la influencia de Dora Pastoriza y de la Fundación Martha Salotti,  Sylvia Puentes rescata del olvido al arte de narrar en nuestro medio, formando y orientando a contemporáneos  juglares y  rapsodas,  a través no sólo de su generosidad sino también por medio de la creación del Club de Narradores Dora Pastoriza, y de  los subsiguientes que irán poblando  distintos lugares de nuestro país. En el libro además de informar y argumentar sobre la necesidad de dichos clubes, contribuye a  la sistematización  del oficio de contar  a través de fichas críticas de lectura, las que constituyen una verdadera evaluación del arte de narrar, y de  una antología . Su intención es “redimensionar el sentido del oído y aprender a escuchar para ejercitarse en el pensamiento y hacer luego una lectura provechosa”. 
En 1994 publica El Cuento: Mensaje Universal. La argumentación a favor del cuento en la vida del niño se hace a través de la sicología. La connotación lúdica de la vida, la significación del dolor y el sentido de la muerte son analizados desde la perspectiva de los modelos femeninos, parte de la mujer ancestral hasta llegar a la transgresora. Indaga  la condición de la mujer y sus relaciones con la pareja, con los hijos, con los niños, con el tiempo y con su sexualidad, analizando el proceso de liberación femenina desde la perspectiva del discurso narrativo para niños y jóvenes. Interesantes análisis de relatos  de Adela Turín, Toshi Moruko, Jacqueline Balcells, Lygia Bojunga, por citar solo algunas narradoras de las estudiadas, van poblando las páginas del libro.  
El Cuento y los Cuentacuentos  (1987-2004), editado en 2004, encuentra a su autora en la madurez del análisis de la Literatura Infantil. Desde la múltiple perspectiva de lo psicológico, lo antropológico, lo sociológico, lo didáctico y lo antológico desfilan el mito, el folklore, las leyendas y las sagas. Cada capítulo constituye por sí solo un ensayo, donde se revela lo esencial que puebla de fantasía la imaginación del niño. 
La obra  prueba aquellas palabras de Antonio Machado: “Uno de los medios más eficaces para que las cosas no cambien nunca por dentro es renovarlas”.  El nuevo texto es reminiscencia y transformación de textos anteriores; la nueva escritura es, como señala Julia Kristeva, la lectura de un corpus literario anterior, que permite al lector encontrar la coherencia interna, el hilo conductor de su producción ensayística: El cuento es poesía, porque es el “espejo mágico” de la vida para el niño, perfecta conjunción de catarsis y ensueño. Catarsis, en tanto mecanismo de defensa y compensación, encausadora  de la fantasía liberadora de  impulsos de la libido y la agresividad, superadora del conflicto edipeano y pregenital. Ensueño, como alegoría de la razón y de la realidad por medio del estatuto de la ficción. En el cuento “caen las máscaras” y “el poder de la varita mágica” (Palabra) regala al niño “el poder de la felicidad”. 

Toda la teoría literaria para el alma niña de Puentes se resume en el aforismo: “La Palabra crece hacia adentro, dibuja formas y colores, es un pájaro que levanta vuelo. Por la Palabra se ve el cuento”.   Aquella niña que “quería sanar a todo el mundo”, es la escritora que afirma “nunca dudé en ser médica”, porque: cuando ensaya cuenta la historicidad, la materia y la forma de la Literatura para Niños y Jóvenes; cuando cuenta, canta  la magia de la Palabra –Pájaro; cuando cuenta y canta, crea y cuando crea, por sobre todo  sana. 

Muchas gracias. 

 

EL MENSAJE PRÍSTINO DE SYLVIA PUENTES DE OYENARD
Prof. Lilia Ramos
(Costa Rica)*


Un destino brillante confiere a la niña Sylvia potencialidades magnificas, donaire y filis. No satisfecho, en su prodigalidad le da hermosura y distinción, ¡qué empleo maravilloso hará la damita de los tesoros recibidos!

Por varios motivos, la existencia de la poetisa adquiere diafanidad ante mí. Varios años de relaciones estrechas, el fruir de intereses, el epistolario y mi especialidad -sicología dinámica- me habilitan para un mirar sutil y repercutivo. Item: su obra que he seguido en el proceso desde su nacimiento, es mina de reconditeces.

       De inmediato, Sylvia conquista lo mejor de cada allegado para guardárselo eternamente: por su benevolencia, comprensión y sabiduría. Es una humanista de primer rango impulsada por inquietudes universales. Cuando era alumna de secundaria, fue sometida a una prueba sicotécnica demostradora de un talento enorme para las ciencias y las letras. Por vocación mayor estudió medicina casi hasta lograr el titulo. Al enamorarse, no dudó en aceptar la carrera hogareña, pero jamás ha dejado el cultivo de muchas disciplinas...ni la poesía. Sin embargo, se halla en una encrucijada áspera. Sylvia es perfeccionista. La adivino hostigada -como yo- por el espectro de las horas en fuga inevitable. Con la inglesa, piensa que: "El tiempo perdido, se marca en el infierno". Mary Webb

El lapso cotidiano, siempre muy bien organizado, no hasta para sus innumerables ahíncos. A menudo intuyo la angustia originada en el abandono de su queridísima profesión. ¡Qué admirablemente compensa el dolor con su marido y sus tres querubines! Todo es claro en Sylvia Puentes de 0yenard. Ahí la razón de su trovar meridiano. No podría hacerlo para la ofuscación ni para el deslumbramiento a la manera de los inaccesibles a la muchedumbre que disimulan lo vacío del fondo con lo tenebroso de la forma". M. González Prada

Empero, suele llegar a un clímax y suscitar el enigma. De repente es la vida, su libro de soledad, búsquedas, anhelos y desesperanzas, una serie de agonías, vocablo en la acepción de Unamuno, señala una etapa vencida por la autora. Tal vez haya en él un tanto de esoterismo.

Sylvia maneja preciosamente su rico y delicadísimo lenguaje amatorio, libre de audacias grotescas o altísonas. Usa el idioma de "la pasión hecho de giros propios del sentimiento", el que agradaba a Condillac. Al manuscribir, de súbito se le ocurre unir palabras que resultan más pintorescas o significativas: rispamor, giraluna, gritollama, vidaamor...Metáforas singulares esmaltan versos y epílogos inesperados, complacen al gustador. Su decir escrito ofrece el encanto y la sobriedad de su plática viva y conmovida.

Mi comentario acerca de la erótica de Sylvia Puentes de Oynard, será una ligera "valoración afectiva" -Goethe-, elaborada bajo el auspicio lejano de Jules Lemaitre: entregarse al disfrute para consignar las impresiones experimentadas. No soy critica ni pretendo serlo. Vivo en ustión y así procedo. En mi juicio y no tendré la férula de clasificaciones ni de doctrinas. Espero, me tienta un diminuto asomo y vislumbro una escuela renovada.

Como John Keats, su colega, la autora sabe "colmarse de la miel de la vida". Inmersa en la realidad, aunque la azote la pena, uno huye. Sueña mucho, pero no se refugia en la fantasía mórbida. Y es aquí donde el romanticismo le impide entrar en su reino. Mas ... ciertas peculiaridades la aproximan al viejo movimiento al que ella imprime una entonación nueva. Sylvia tiene el yoismo normal que determina su individualidad fuerte en equilibrio con una asociada igualmente vigorosa. Al crear, rompe algunas inhibiciones para la obtención de la máxima espontaneidad. A menudo la empuja un repentismo irrefrenable, fruto de un desarrollo largo en el sub o inconsciente. Ella lo acoge sin temor. Esta liberación le permite un vuelo continuo en todas las direcciones vitales. Subordina la forma al tenor -de nuevo Goethe en mi archivo-:lo primero es el manifiesto original, que el atavío puede venir luego.

De los signos ortográficos, la escritora sólo usa las mayúsculas. Sus poemas están grávidos de emoción y a veces el lector se desliza y por falta de alguno, debe retroceder para su entendimiento. Una coma, varios puntos, admirativos, interrogantes, le servirían para esclarecer una idea o reforzar una imagen. A menudo, Sylvia enhila interrumpida y certeramente sus versos y todo es ludido. Por ejemplo, aquellos que empiezan:”De pronto me encuentro/ con la soledad entre los dedos...”

              Evalúo su numen creativo y su hontanar inextinguible de ternura y afirmo que, sin agotar el cancionero a su bienamado, su vena amorosa irá hacia Jorge Luis, Pía y Marie Noel, Y lo hará en la tesitura luminosa y devota que la ha guiado al orientarlos en la vida. Y como ella viaja a través de lo que Rilke llama "el universo de las fiebres", también se dará al realce de los conflictos humanos y de los prodigios hallados en sus dintornos, pues nada escapa a sus grandes luceros, su actitud es evidente: "Por ti mi voz no es sólo mía,/ sino que al mundo entero está tendida"...

En Sylvia Puentes de Oyenard ha germinado una poesía novedosa. Al in novar el canto lírico, el brinda el hálito fresco, limpio, emancipado y prístino de su alma tan sensitiva y en ebullición perenne. Ella no será una voz cálida, profunda y musical en el orbe hispano-hablante: ya es en su tierra -Uruguay- y en otras americanas. Y habrá de escucharse con resonancia en todo el combés.

Si Romain Rolland hubiera conocido a Sylvia Puentes de Oyenard, habría dicho que posee "el efluvio misterioso de los espíritus que se impregnan de Dios».

Mayo del 74.

* Presidente de FADECA (Federación de Asociaciones de Escritores Centroamericanos)

 

 

volver